Infertilidad

Y vosotros, ¿no os animáis?

Es una de las frases más odiadas entre las personas que tienen problemas para tener hijos y que están metidas en el mundo de los tratamientos de reproducción asistida. Solamente hace falta leer cualquiera de los blogs de #infertilpandy para darse cuenta que el asunto se repite.

Solo puedo hacer que sumarme al odio a dicha frase. Siempre se pronuncia desde la mayor de las inocencias, sin ninguna mala intención, pero también sin consciencia del impacto que puede llegar a tener. Se suele pronunciar en un entorno en el que dos o más parejas están compartiendo algún momento (una comida, por ejemplo) con sus hijos moviéndose por allí, o tomando el pecho, o cualquiera de las cosas que hacen los niños. Cuanto más caos provocan los niños (por ejemplo, dos llorando a la vez), más aumenta la probabilidad que, con una sonrisa condescendiente, uno de los progenitores pronuncie la frase:

¿Y vosotros, no os animáis?

Y servidor y servidora sólo pueden poner cara de merluzo y responder con una falsa sonrisa, un “heh”, o, a lo sumo, articulando un “ya veremos” que es la manera que tenemos ya aprendida para no responder a la pregunta sin dar mucha más información.

Cuando en realidad, por la cabeza están pasando otros pensamientos bien distintos alejados de lo superfluo de la respuesta:

Pues mira, la verdad es que estamos completamente animados, probablemente mucho más que tú, porque estamos haciendo un esfuerzo (emocional, físico, económico) que tú no has tenido que hacer para ver a tus retoños babeando en la mesa.

Que no tengamos hijos no significa que no queramos tenerlos, y preguntando consigues que todavía más seamos conscientes de este problema para el que no sabemos si existe solución, mientras lo trivializas reduciéndolo a una cuestión de “animarse”, como si esto fuese una decisión así de ligera sin ningún impacto en la vida.

Estamos intentando tener hijos desde antes que estuvieseis embarazados, hemos sufrido un aborto y la dureza de lo que eso significa, y probablemente nos sentimos padres desde hace mucho tiempo, a pesar de no haber visto cumplido nuestro sueño.

Una variante de esta frase es la que ya no inquiere por la voluntad o no de tener descendencia, sino que asume que la voluntad es afirmativa y pregunta la fecha prevista. ¿Y vosotros cuándo?

Ojalá pudiésemos contestar a esa pregunta, nada más quisiéramos que saber cuándo, o mejor dicho, si será alguna vez; lamentablemente para nosotros tener hijos no es una cosa que podemos planificar y decidir cuándo nos va bien, porque nos iría bien ahora mismo, hace un año, pero no puede ser. Por lo tanto lo máximo a lo que podemos aspirar es que sea alguna vez, y no sabremos cuándo.

No, nosotros somos unos egoistas inconscientes que sólo pensamos en vivir la vida y no nos planteamos tener hijos porque lo que queremos es disfrutar, salir de fiesta y vivir el sexo sin ningún tipo de compromiso ni vínculo para nosotros a largo plazo. Por eso cada vez que nos preguntas respondemos que “ya veremos”. Por eso sonreímos con los ojos titilando cuando te vemos feliz con tus hijos, mientras anhelamos que quizá nosotros podamos algún día estar en tu lugar.

¿Y vosotros, cuándo? ¿Cuando os culturizaréis un poco y leeréis acerca de los problemas de infertilidad que achacan a la sociedad? ¿No os animáis a escuchar, leer y comprender los testimonios de gente que tiene problemas que os podrían perfectamente haber tocado a vosotros?

Anuncios