Infertilidad

Punción

Hoy culminaba la fase de estimulación del ciclo de FIV con la punción folicular a Padme. La fase de estimulación de este ciclo de FIV ha empezado despacio pero se ha ido animando progresivamente. Este ha sido el curso de acontecimientos:

Lunes 8 de mayo: Empezamos la fase de estimulación, con inyecciones de Gonal 150 UI) y Meriofert (75 UI).

Viernes 12 de mayo: Tenemos la primera visita de control de la estimulación. El nivel de estradiol es correcto pero el número de folículos, 7, es inferior al esperado. Nos suben la dosis de Gonal a 225 UI.

Domingo 14 de mayo: Un poco de alivio, ya que en el control ecográfico aparecen 11 folículos. Mantenemos las dosis de Gonal y Meriofert, y además añadimos Orgalutrán por las mañanas para evitar la ovulación espontánea.

Martes 16 de mayo: Aparecen 2 folículos más en el control ecográfico, lo que nos sitúa en 13 folículos, y eso nos aporta una pequeña dosis de tranquilidad.

Jueves 18 de mayo: Tenemos otro control en el que detectan 14 folículos, uno más. El médico nos indica que debemos hacer el próximo control el sábado 20 de mayo. No obstante, Padme recibe ese mismo día una llamada de la clínica indicando que, después de ver los resultados del análisis de estradiol, debemos acudir al día siguiente a realizar otro control.

Viernes 19 de mayo: El médico nos indica que la visita la tenemos el viernes y no el sábado porque detectaron en el último análisis de estradiol que el nivel ya no crecía. Según el médico, esto es indicativo que los ovarios ya han llegado a su máxima capacidad, por lo tanto tiene sentido programar la punción, y lo hacen para el domingo. Detectan 17 folículos en el control ecográfico, y le indican a Padme que esa misma noche, a una hora concreta, debe administrarse Ovitrelle para provocar la descarga ovárica al cabo de 36 horas. Por mi parte yo debo tomar un antibiótico a modo profiláctico. Padme ya no debe administrarse por lo tanto ninguno de los otros medicamentos (ni Gonal, ni Meriofert, ni Orgalutrán).

Sábado 20 de mayo: Tenemos una visita a la clínica para que nos den detalles e indicaciones acerca de cómo hacer el ingreso hospitalario para la punción. Nos indican muy claramente dónde tenemos que estar, a qué hora, y qué tenemos que traer. Padme deberá acudir a la punción en ayunas de 8h. Este día no tenemos ni control ecográfico ni de estradiol.

Finalmente hoy domingo 21 de mayo era el día previsto para la punción folicular. Llegamos a la clínica con mucha antelación, y después de hacer el ingreso hospitalario, nos dirigen a un box/habitación donde nos dan las instrucciones. Se llevarán a Padme en camilla y todo el procedimiento (anestesia, intervención y reanimación) durará aproximadamente una hora. Mientrastanto yo deberé obtener la muestra que posteriormente servirá para hacer el ICSI a los ovocitos recuperados, y avisar a la enfermera para que se la lleve al laboratorio donde la procesarán.

Así ha sido, se han llevado a Padme, he obtenido la muestra, se la he entregado en el correspondiente bote de plástico a la enfermera, y me he quedado en el box esperando. Ha sido una situación parecida al día en el que tuvieron que hacer el legrado de urgencia a Padme, pero esta vez me encontraba mentalmente más positivo; por supuesto mi mayor preocupación era que Padme estuviese bien y no hubiera ninguna complicación; pero también sabía que esto era una intervención relativamente común, y por supuesto sin la carga emocional que tenía, el día del legrado, el habernos enterado tan sólo hacía unas horas que habíamos perdido el embarazo. Esta vez era distinto, la intervención era un paso más, una nueva puerta de esperanza, un pequeño rayo de ilusión después de tanto tiempo.

Efectivamente al cabo de una hora de habérsela llevado, han devuelto a Padme a la habitación, con calmantes administrados a través de una vía, y despierta, aunque aún algo confusa por los efectos de la anestesia. Me he alegrado mucho de verla de nuevo y con buen aspecto. La enfermera le ha traído un almuerzo, y nos ha indicado que en unos minutos pasarían a informarnos la bióloga y el médico. Posteriormente, una vez se confirmase que Padme no tenía náuseas y que podía hacer pipí sin problemas (esto lo utilizan como referencia para saber si se han pasado los efectos de la anestesia), podríamos ir a casa.

Al cabo de unos minutos ha entrado la bióloga en la habitación, y nos ha dado una buena noticia que no esperábamos: han recuperado 24 ovocitos. Eran más de lo que pensábamos. Lógicamente, todavía no sabían cuántos eran maduros, pero en todo caso, según la bióloga, se trataba de un buen número. También nos ha entregado el espermiograma de la muestra que utilizarán para hacer el ICSI. Según la bióloga, el espermiograma está etiquetado con normozoospermia, y por lo tanto podría de facto utilizarse para hacer una FIV normal, sin ICSI, pero dado que en nuestro caso vamos a hacer DGP, aparentemente hay que hacer ICSI, ya que con FIV normal los espermatozoides se quedan adheridos al exterior del óvulo y esto altera el resultado de la prueba. Posteriormente he mirado el informe con detalle, y es el mejor espermiograma que he tenido, en términos absolutos: un 69,43% de movilidad a+b (la referencia es ≥32%), ojalá esto sea una buena señal.

La bióloga nos ha informado que mañana lunes 22 de mayo nos llamarán de la clínica para informarnos cuántos ovocitos se han podido fecundar (esto lo saben porque ven dos protonúcleos, masculino y femenino, en el interior de los ovocitos fecundados), y durante la semana (miércoles y viernes) nos irán llamando para informarnos de la evolución de los embriones. El fin de semana que viene ya sabremos cuántos (en caso de haberlos) han llegado al estadio de blastocisto y se han podido biopsiar. En ese momento se vitrificarán dichos embriones, se congelarán las muestras biopsiadas y tendremos que hacer otra visita a la clínica para decidir los siguientes pasos a seguir (analizar las muestras biopsiadas en caso de disponer de suficientes embriones, hacer otro ciclo de estimulación, o cualquier otro planteamiento).

Posteriormente ha pasado el médico, nos ha informado de los mismos datos que la bióloga, añadiendo instrucciones para la recuperación de Padme, e indicando que desde mañana deberá administrarse tres veces al día progesterona por vía vaginal hasta el próximo domingo, para controlar también la aparición de la próxima regla, y durante el día de hoy debe hacer reposo absoluto de cama.

Con muchísima cautela, estamos contentos. Hemos superado una etapa de este proceso, y de momento parece que, al menos en cuanto a número de ovocitos, la situación es favorable. Teniendo en cuenta que empezamos la estimulación con dudas acerca de si obtendríamos un buen número de ovocitos, a estas alturas estas dudas ya han quedado despejadas. Naturalmente ahora nos quedan momentos de nervios por delante, saber cuántos de estos ovocitos son maduros, cuántos se pueden fecundar y de éstos, cuántos embriones llegarán a blastocisto. Y de éstos, en caso que hagamos ya el análisis DGP, cuántos serán sanos. Un pasito más hecho.

Anuncios