embarazo, Infertilidad

9+5: Hay latido

Me pregunto cómo deben ser las ecografías de las parejas que tienen embarazos normales, que no han pasado por la dureza de la infertilidad o la de perder un embarazo previo. Me imagino que se deben ver como eventos alegres, medio festivos, como oportunidades para poder tener una nueva imagen del futurible hijo.

Después de haber pasado por el embarazo y aborto anterior, por aquella ecografía en que la ilusión se nos rompió en mil pedazos cuando a pesar de ver la imagen de nuestro pequeño oímos aquellas palabras que nos decían que no había latido y no se podía hacer nada, sabíamos que ninguna otra ecografía iba a ser igual.

Afrontamos este nuevo embarazo con ilusión. Estamos contentos con los resultados del ciclo de FIV, con el hecho de haber conseguido ocho embriones sanos después del DGP y con el hecho que hubo implantación en el primer transfer, a pesar de los nervios iniciales por el valor bajo de la beta. Estamos contentos de haber visto latir el corazón de nuestro pequeño en las primeras ecografias, incluídas las de urgencias, y luego la de 7+5.

Pero era imposible no asistir a la ecografía de 9+5 con miedo, pánico, una intranquilidad enorme. Ese era nuestro némesis, la ecografía de la semana 9, era imposible evitar recordar lo que pasó en noviembre pasado.

Así que después de una noche de no dormir especialmente bien, asistimos a la clínica y esperamos en la sala de espera intentando distraer la mente, aunque eso era francamente difícil. Cuando nos llamaron, y mientras Kroquetina se preparaba antes que viniera la doctora, los nervios iban en aumento.

Tuvimos un enorme soplo de alivio cuando vimos las primeras imágenes en el ecógrafo. No solamente de veía el embrion, claramente más desarrollado que en las últimas ecografías, sino que se podía ver con claridad el movimiento correspondiente al latido cardíaco. La doctora lo midió con el ecógrafo Doppler y, efectivamente, había latido positivo a 173 lpm. El embrión medía 30 mm y, según la doctora, todo estaba bien.

Posteriormente hicieron una extracción de sangre a Kroquetina para el análisis correspondiente al cribado (triple screening) del primer trimestre, y fuimos a la visita con la ginecóloga, que nos confirmó que todo estaba bien y que la siguiente visita la deberíamos tener en 3 semanas (el 6 de octubre) para hacer la ecografía de la semana 12 (de hecho será el principio de la 13) y comprobar los resultados del cribado.

Dado que nos dieron un folleto que hablaba sobre la posibilidad de hacer un test genético prenatal no invasivo, decidimos pedir hora con la genetista para que nos explicase más detalles.

Fuimos a casa contentos, muy aliviados, y aunque con otros miedos por delante, parecía que habíamos superado este paso que para nosotros era tan importante.

Anuncios

1 comentario en “9+5: Hay latido”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s